Minientrada

¿Cómo consolidar una cultura organizacional orientada al aprendizaje y la innovación?


Este articulo tiene como objetivo analizar la importancia del liderazgo en la consolidación de una cultura orientada a la innovación.

Sigue leyendo
Minientrada

6 Estrategias para desarrollar competencias laborales


aprender

“Denme un cerebro que haya conseguido comunicarse a través de un lenguaje, que es el más complejo de los aprendizajes y podré lograr que aprenda cualquier cosa”. Humberto Maturana.

Hablar de aprendizaje es hablar del cerebro, gracias a sus redes neuronales biológicas podemos almacenar gran cantidad de información. Aprendemos desde la gestación y al nacer ya poseemos un conocimiento básico que incluye el sonido de la voz de nuestros padres.

Sigue leyendo
Minientrada

¿Cómo la neurociencia puede aportar en la prevención de los riesgos laborales?


Todas las personas podemos desarrollar competencias y conocimientos en cada momento de la vida, independiente de nuestra edad. Esta es una premisa fundamental cuando se busca un cambio cultural en una organización dónde el talento es multigeneracional y multicultural. La neurociencia nos permite conocer cómo trabaja el cerebro humano,  sus potencialidades y limitaciones y así comprender por ejemplo como tomamos decisiones en nuestro trabajo o porque tendemos a comportarnos de determinada forma. Una aplicación de estos principios en el campo de la prevención de riesgos es la neuroseguridad laboral, que se define como el conjunto de técnicas y procesos de seguridad ocupacional que buscan disminuir accidentes y enfermedades de trabajo y aumentar la productividad empresarial.

La neuroseguridad busca que las personas puedan tomar decisiones más seguras en su trabajo al momento de enfrentar situaciones con riesgo potencial para si mismos y para la organización.

La causa principal de los accidentes laborales es el comportamiento inseguro. Estudios  realizados por el psicólogo chileno Alfredo Sherrington, demuestran que las personas cuyo patrón de conducta se caracteriza por realizar actos por fuera de las normas o peligrosos, muestran menor actividad en la zona prefrontral del cerebro y  tienden a buscar placer de forma inmediata o goce a corto plazo (por ejemplo: el caso de un conductor que decide no utilizar cinturón de seguridad porque se siente incomodo). Para ellos sus necesidades individuales están por encima de las necesidades de otras personas y al momento de evaluar diferentes alternativas para tomar decisiones tienden a recurrir a probabilidades fantasiosas e inclusive prefieren  negar la posibilidad de que suceda algo negativo por causa de su decisión.

Utilizando las metodologías de la neuroseguridad podremos aprovechar la capacidad de nuestro cerebro para reestructurarse en respuesta al aprendizaje y a los cambios medioambientales y enseñarle a las personas con patrones de comportamiento inseguro a controlar el deseo de gratificación inmediata y aumentar sus capacidades de autocuidado y toma de decisiones.

Referencias

Creando una cultura preventiva en Seguridad: Neuroseguridad. Alberto Valencia Ontiveros. (Agosto de 2017)https://www.linkedin.com/pulse/creando-una-cultura-preventiva-en-seguridad-valencia-ontiveros/

Psicología antes de la emergencia: neuroseguridad Alfredo Sherrington – Máster en Neoprevención y Gestión de Calidad.https://www.sochped.cl/noticias/222-psicologia-antes-de-la-emergencia-neuroseguridad

Minientrada

Importancia de reconocer el talento


En este articulo trataremos la importancia del reconocimiento y la atención humana en el desarrollo psicológico, emocional e intelectual de las personas.

“Trata a un hombre tal como es, y seguirá siendo lo que es; trátalo como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser.”  ― Johann Wolfgang von Goethe

Somos seres sociales por naturaleza, la forma como nos relacionamos con los demás moldea nuestro ser interior, orienta nuestro desarrollo y cambia el concepto que tenemos de nosotros mismos y de la sociedad.  Necesitamos tanto del reconocimiento y el cuidado del otro, que en su ausencia nos sentimos mal, perdemos la capacidad de sentir alegría y corremos riego de enfermar e incluso de morir.

Un claro ejemplo del poder de las relaciones humanas sobre el desarrollo de las personas es el Efecto Pigmalión un término utilizado por el psicólogo social Robert Rosenthal para referirse al fenómeno por el cual las expectativas y creencias de una persona influyen en el rendimiento de otra. En otras palabras, nuestros prejuicios construyen realidades: En el universo de las relaciones humanas “etiquetar” a las personas afecta su conducta,  si creo que alguien es bobo y lo trato como a un bobo es posible que acabe creyendo que es bobo y se comporte como bobo.

pigmalion

Cuando un educador, un padre o un líder considera que una persona tiene cualidades sobresalientes, le brinda más estímulos y apoyos. Esta persona al ser tratada de forma diferente responde de manera distinta y termina confirmando las expectativas de su mentor. Este proceso, en psicología sistémica se denomina retroalimentación positiva y produce aumento en la curva de aprendizaje y desempeño de quienes gozan de expectativas positivas aunque sus capacidades sean iguales a las de los demás.

El talento lo cultivamos desde nuestras múltiples inteligencias, pero se multiplica por efecto emocional, gracias al respeto, la admiración y la voluntad reconocer e impulsar al otro para que pueda ser quien está llamado a ser. Este hecho es relevante en áreas educativas y laborales, donde los educadores y líderes pueden influir en la motivación y el rendimiento de una persona o un determinado grupo de personas.

Bibliografía

http://psicologosenmadrid.eu/el-efecto-pigmalion/

http://scielo.isciii.es/pdf/fem/v19n1/carta1.pdf

http://humanageinstitute.org/areas-de-talento/self-management/talento-y-reconocimiento/

Minientrada

Cinco maneras de encontrar el equilibrio y tener una vida más tranquila


En este articulo te contaré como se origina el estrés y te brindaré cinco maneras sencillas de encontrar el equilibrio y tranquilidad en tú vida.

estres.jpg

El estrés es la respuesta adaptativa que ha permitido a nuestra especie sobrevivir en situaciones de vida o muerte. Provoca cambios bioquímicos que incrementan la memoria,  focalizan la atención y nos impulsa a encarar la amenaza o huir rápidamente.

Cuando alguno de nuestros antepasados se exponía a situaciones de supervivencia y lograba salir airoso de la contienda, su organismo sufría deterioros metabólicos, principalmente en los sistemas músculo esquelético, circulatorio y nervioso, debido a los recursos físicos y mentales que tenia que invertir.   En la sociedad moderna, pocas veces tenemos que enfrentarnos a depredadores salvajes que intentan alimentarse con nosotros, sin embargo, debemos vivir en un mundo competitivo, lleno de información, de estímulos tecnológicos y de prejuicios sociales que hacen que nuestro cerebro perciba el mundo tan aterrador como lo fue  un tigre dientes de sable, para nuestros antepasados hace cientos de años.

En la vida actual, el peligro para la supervivencia no se encuentra en el exterior sino en nuestra mente, en nuestras creencias, valores y pensamientos. Hemos sido educados en una sociedad donde priman el poder, el materialismo y la competencia y aprendimos que para sobrevivir debemos luchar para pertenecer, tener y sobresalir. Somos vÍctimas de dialogos internos, llenos de ideas aceleradas y fatalistas que convierten el pasado en una carga (si no pudimos alcanzar los ideales impuestos)  y el futuro en una amenaza (cuando  creemos que no lograremos ser o tener lo que deseamos). Las creencias e ideas irracionales nos provocan ansiedad y nos hacen incapaces de  enfrentar los retos de la vida  y de tomar decisiones adecuadas.

Encontrar el equilibrio y tener una vida mucho más tranquila, objetiva y controlada, es posible, si  sigues los siguientes consejos:

  1. Identificar de forma clara y honesta, los cinco valores más importantes en tu vida, aquellos que rigen tus decisiones y que no son negociables. Estos valores guiaran conscientemente tu forma de actuar y tu toma de decisiones.
  2. Aceptar el presente y disfrutar la vida con gratitud.
  3. Entablar una relación cariñosa, afectiva, compasiva e incondicional contigo mismo y aceptar a los demás como son.
  4. Incorporar a tu filosofía de vida la revisión permanente de tus creencias y esperanzas, a fin de evaluar su nivel de racionalidad y de crear formas más lógicas de interpretar las circunstancias que te generan ansiedad.
  5. Sonreir y usar un lenguaje positivo, amable y compasivo.
  6. Implementar practicas de meditación como Mindfulness para dirigir la atención y liberar la mente.

Ver enlaces relacionados

¿Cuál es la relación entre felicidad y compasión?

¿Por qué el miedo mata?

¿Cómo lograr el éxito personal a través de la inteligencia emocional?

¿Cómo desarrollar creencias para la felicidad?

¿Cuándo el estrés es bueno?